Pasar al contenido principal
directiu

¿Qué te separa a ti de un alto directivo?

Cuando llevas años en el mercado laboral, comienzas a ver patrones, signos que te indican cuando una persona no ha explotado todo su potencial, y que, por tanto, no está aprovechando todas las oportunidades disponibles en el mercado.

Antes de enfocar los esfuerzos en las aspiraciones profesionales, el ser humano prioriza encontrar una estabilidad financiera. Algo que te asegura que las necesidades más básicas están garantizadas. Y, hasta que no te encuentras en este punto, es muy complicado que tu mente esté dispuesta a visualizar tus aspiraciones, a perseguir metas ambiciones o realizar aquellas acciones que te hacen escalar profesionalmente, y también, personalmente.

 

El primer punto donde existe gran riesgo de quedarse estancado

 

Muchas personas se quedan allí donde están cuando alcanzan este primer hito, la estabilidad financiera. A menudo, abrumados por el peso del día a día, rendir cuentas ajenas, sumado a las responsabilidades familiares, uno no tiene tiempo para parar a pensar sobre los planes de futuro o reflexionar sobre las propias motivaciones. Al final del día es más fácil buscar actividades para desconectar y descargarse del estrés laboral.

La peligrosa consecuencia de no parar, es la de avanzar a ritmo ajeno, poco a poco, y dejando la puerta abierta a factores que te afectan tanto a ti como a tu equipo. Parece lógico, pues, que uno no puede anhelar grandes aspiraciones sin tener los propios objetivos bien definidos, conocer tu meta, sea cual sea, y dirigir tus esfuerzos en consecuencia, éste es el primer paso para ver más allá de la intensidad del ritmo en el que vivimos.

Existe otro factor que los altos directivos tienen claro. Necesitas un equipo de personas con talento y ambicioso para seguir avanzando. El éxito individualizado es un concepto arcaico, puesto que el conjunto de personas son quienes permiten sumar diferentes perspectivas, competencias y conocimiento. Cada uno desde un punto de partida distinto y con objetivos únicos, pero siempre avanzando. ¿Pero cómo diriges el rumbo de tu equipo hacia el éxito personal y colectivo?

 

Aspecto clave para las personas que tienen un equipo a su cargo.

 

¿Qué te garantiza que tu equipo no se hunde al afrontar las adversidades que se presentan constantemente? Se debe fomentar un entorno de trabajo donde todos los miembros del equipo se sienten valorados para llevar a cabo sus tareas, seguros para aportar sus ideas, y son capaces de cerrar filas para conseguir cumplir con los objetivos que se han marcado.

Hay que reflexionar sobre el impacto que tiene el estrés laboral en la salud mental y cómo fomentar una cultura empresarial que fomente el optimismo. Por este motivo, Elisenda Tarrats, directora del Executive MBA de la UVic, ha organizado una sesión online el día 20 de abril, donde compartirá con los asistentes las herramientas que te ayudan a potenciar la creatividad, la resiliencia y la adaptabilidad a los retos para fomentar una cultura de optimismo en tu equipo y en tu empresa. Un webinar en abierto que te da las respuestas que necesitas para despertar la empatía, la creatividad y la motivación de tu equipo de forma definitiva.

 

¿Qué hacer si existe resistencia al cambio?

 

Cuando te encuentras con resistencia para aplicar una cultura empresarial de optimismo, suele ser causa de problemas que están empotrados desde hace tiempo por algunos miembros del equipo o por la dinámica de trabajo que se ha ido generando con el tiempo , trabajando muy intensamente persiguiendo pequeños objetivos sin tener en el horizonte una meta clara a largo plazo.

Patrik Leccioni agrupa las disfunciones de un equipo en 5 grandes bloques: la falta de confianza, el miedo al conflicto, la falta de compromiso, evitar rendir cuentas y no atender a los resultados. Disfunciones que bloquean el rendimiento óptimo de tu equipo.

Para abordar estas disfunciones, la coordinadora del máster Ejecutivo en Administración Dirección de Empresas (EMBA), Maria Dolors Crous, propone herramientas que puestas en práctica, te ayudan a poner manos a la obra para resolver cada una de estas disfunciones que pueden afectar al rendimiento de tu equipo y conseguir un equipo motivado capaz de hacer frente a cualquier reto. En esta guía gratuita, existen dos herramientas de aplicación inmediata que puedes llevar a cabo con tu equipo por cada una de las 5 disfunciones que plantea Patrik Leccioni, un total de 10 herramientas que te ayudan a llevar un equipo normal a excepcional.

 

¿Qué hace falta para seguir avanzando?

 

Lejos de ser cuestión de suerte, una persona que ocupa un cargo de responsabilidad y tiene proyección de futuro, sabe ver más allá. Es necesario tener un conocimiento empresarial sólido y una visión transversal que te permite ver, aprovechar y crear oportunidades. Entiende cuándo hay que tomar riesgos sin miedo y tiene maneras de potenciar la creatividad y la innovación para generar mejoras en la sociedad, económicamente viables y rentables.

El conocimiento te da las herramientas, estrategias y visión transversal que te empodera para conseguir el cambio hacia un mundo de oportunidades. Te fuerza a parar y te presenta una nueva visión del mundo que nos envuelve. El secreto es que no es necesario que aprendas todos estos conocimientos a través de años la experiencia, existe formación de alto nivel que te ayuda a obtener esta transformación en tan sólo un año. El Executive MBA de la UVic está pensada para las personas que están preparadas para aprovechar el constante cambio. Te equipa con una visión global de la empresa y te proporciona las herramientas para desarrollar tu propio estilo de liderazgo para potenciar el talento individual y colectivo generando oportunidades de alta rentabilidad económica.